• Subcribe to Our RSS Feed

El aspecto emocional de la ingesta

ene 16, 2013   //   by Mariana   //   Noticias  //  No Comments


eating

En la intervención que hemos terminado recientemente en el Colegio San Fernando Duggi hemos incluido tanto en la formación para padres como para niños un tema de bastante interés, la ingesta emocional, actualmente existe numerosas líneas de investigación que quieren dar respuesta a este curioso hábito.

En nuestra sociedad actual  un problema frecuente es que el estado emocional se solucione o mejore con ayuda de los alimentos, se conoce como ingesta emocional y verdaderamente puede constituir una enfermedad, ya que si bien la comida debe provocarnos placer, no podemos ingerir alimentos todas las veces que estemos cansados, estresados, tristes o angustiados. Cuando aparecen esos sentimientos se ingiere más y peor comida y no necesariamente porque tengan hambre, sino como forma de calmar sus sentimientos, las personas encuentran  en la comida una manera de escapar de ellos. Esto a largo plazo puede provocar consecuencias como el sobrepeso o incluso la obesidad.

Es de destacar una asociación particularmente grave entre estrés y conducta alimentaria en el caso de los adolescentes. La tensión prolongada conduciría a estos, según ciertos estudios, a reducir la ingesta de alimentos sanos, como las frutas y las verduras, en favor de otros más calóricos y menos recomendables, como golosinas y comida rápida.  Incluso, aumentaría la tendencia a no desayunar, cosa comprobada por diversos estudios que favorece el sobrepeso a largo plazo.

Es por ello necesario enseñar a los niños y adolescentes a buscar algunas otras formas de enfrentar las emociones que no sea a través de los alimentos. Por ejemplo:

  • A cambiar de actividad: salir a jugar al parque, ir a caminar o pasear la mascota, de manera de relajarse y no intentar comer nuevamente.
  • Practicar algún deporte que puede ayudar a liberar tensiones o reducir el estrés.
  • Dormir una pequeña siesta de 30 minutos, para no recurrir a picar para mantenernos despiertos o sentirnos con más ánimo, dado que la causa real está en la fatiga o cansancio que sentimos.
  • Intentar beber agua en reemplazo de comer alimentos sólidos, porque con frecuencia tenemos sed y confundimos esta sensación con hambre.
  • Desahogarse o desprenderse de las emociones que son molestas puede ser otra buena opción. Para ello se puede recurrir a un amigo cercano o bien, escribir lo que sientes en un pequeño diario.
  • Tener siempre tentempiés saludables a nuestro alcance como fruta, jugos naturales o frutos secos, porque cuando nos sentimos ansiosos, solemos recurrir a alimentos ricos en grasas.

 El aspecto emocional es el principal obstáculo para perder peso

 Television watching and the emocional impact on social modeling of food intake among children

 

 

 

Share

Leave a comment

*